viernes, 2 de marzo de 2012

MIÉRCOLES SANTO

Miércoles santo, llega la hora de comer y uno ya empieza a mirar el cielo, ¡ay Dios mio! unas nubes negras ,nervios ,tensión ,miedo ,muchas son las sensaciones .Llegan las tres de la tarde y uno que quiere descansar se hecha en el sofá y se pone a ver la retransmisión en diferido del año anterior ,o lo bien que a "tocao" la banda el Domingo de Ramos.Bien entrada la tarde del Miércoles santo pone uno la televisión y conforme se acerca la hora la tensión se nota en el ambiente. Después de algo mas de una hora limpiando la trompeta llega el momento de ir a asearse y de merendar , una vez haya merendado,llega el momento de "Vestirse de Musico". He de reconocer que es el ritual mas íntimo que yo tengo en todo el año.La madre como buena madre, es inevitable nada más verte cuando sales de la habitación,se le escapa una lagrimilla,por que sabe todo lo que has sufrido durante un año completo para ese momento,y le sale del corazón ¡¡guapo!!,a uno le sale esa sonrisa y ella se echa encima y te da un beso y te dice: ¡olee mi niño!!coje uno lo que peculiarmente llamamos los músicos "cachivaches de tocar" y se planta en la calle…en busca de la Calle Imagen.
Todos los componentes, en esos momentos se dan abrazos ,a los "nuevos" se les desea una buena estación de penitencia y después de todo eso llega el famoso paseo por la calle Imagen todos con la sonrisa de oreja a oreja. La gente que llevan horas esperando para ver la salida ya con el cansancio de tantas horas de espera te echan piropos por que el Miercoles Santo todos estamos guapos je je,y paseando por la calle Imagen vamos en busca de la Iglesia de las Carmelitas Descalzas.

Después de eso llega el entrar tocando es nuestra calle con los sones de’’Nazareno de la Trinidad’’
La mayor espera del año,los nazarenos tramo a tramo van saliendo y a los 20 minutos cuando uno más despistao,la calle se enmudece,suena el llamador del paso del Cristo de la Columna. El silencio es máximo el corazón se encoje.Ves el reflejo de los candelabros del paso en la puerta,se vuelve a bajar el paso. Para tus adentros dices: ¡que salga ya Dios mio que quiero verlo en la calle!.Se vuelve a levantar el paso la calle parece vacía,solo se escucha el "rachear" de los anderos y la voz de David: !los costeros a tierra!. La gente empieza a impacientarse. Bien pues en ese momento la verdad es que no se decir cuantas veces coje uno la trompeta y la sube a la boca pero todavía no. Se asoma la delantera del paso y ves los faroles de plata ya se ve el cristo,el tiempo se paraliza,tu corazón se pone a latir muy rápidamente,los nervios están a flor de piel,los ojos te estallan y la lagrimita inevitablemente es derramda por tus ojos pero suena la llamada de la corneta, la calle Imagen de estar en el silencio máximo estalla en la mayor ovación que se le puede dar a una cuadrilla y a una banda … La Columna sale a la calle.
Por la noche ya de madrugada cuando la Columna entra en su calle después de haber derrochado toda su ilusión por Alcalá,comienzan a entrar nazarenitos en la iglesia. Llega el momento, después de toda una larga, aunque para los que llevamos todo un año esperando se hace corta,llega la despedida de su gente y hasta el año que viene. Todo un año de ensayos, conciertos, viajes, procesiones, pasando frío, calor,lloviendo, en fin un año larguísimo esperando la noche mágica de Alcala y todo esta empezando a finalizar. La banda empieza a derrochar sus sones columneros por su calle, a demostrar lo que son, La Agrupacion Musical La Columna con su cristo es decir, su cuadrilla. Y después de toda la noche dándolo todo, todo se acaba con todo el dolor para todos y el momento íntimo de los músicos y los costaleros queda en el recuerdo para todas las mentes de todo aquel que ha disfrutado alguna vez del miércoles Santo. Espero haber transmitido un poquito aunque sea con estas pobres palabras lo que se siente estando en la banda y agradecer a todas las personas que nos apoyan,tanto como a los padres, como las novias, como a la gente que sabe que esta afición que tenemos siga adelante. Gracias de todo corazón.

Este texto se lo dedico a todos mis compañeros que son mi segunda familia, La Banda. Gracias.

Enrique García Gallego