miércoles, 23 de noviembre de 2011

¿QUIÉN FUE SANTA CECILIA?

Santa Cecilia, virgen y martir, fue una noble romana, convertida al cristianismo, que (según la tradición) fue martirizada por su fe entre el año 180 y 230 en Roma.

Dice la leyenda que Cecilia consagró su virginidad a Dios. Sus padres la comprometieron en matrimonio con un jóven llamado Valeriano y el día de su boda, mientras los músicos tocaban, ella cantaba a Dios en su corazón. Cecilia le dijo a Valeriano que ella habia hecho un voto de virginidad y lo convenció a convertirse y bautizarse en el cristianismo. El hermano de Valeriano, Tiburcio, también se bautizó. Valeriano y Tiburcio se dedicaron a sepultar los cadáveres de cristianos. Fueron arrestados y condenados a muerte por negarse adorar otros dioses y defender su fe en Cristo. En seguida la guardía arrestó a Cecilia y le exigió que renunciara a la religión de Cristo. Ella declaró que prefería la muerte antes que renegar de la verdadera religión. Mientras la torturaban, ella cantaba. Como el martirio no funcionaba, le cortaron la cabeza.

En el año 1594 Santa Cecilia fue nombrada patrona de la música por el Papa Gregorio XIII y, a través de los siglos, su figura ha permanecido venerada por la humanidad con ese padrinazgo. Su fiesta es el 22 de noviembre, fecha que corresponde con su nacimiento y que ha sido adoptada mundialmente como el Día de la Música. Sus atributos son el órgano, el laúd y las rosas, a veces la palma del martirio. El padrinazgo de la música le fue otorgado por haber demostrado una atracción irresistible hacia los acordes melodiosos de los instrumentos. Su espíritu sensible y apasionado por este arte convirtió así su nombre en símbolo de la música. De aquí que al formarse la Agrupación Musical en nuestra corporación se decidiera celebrar solemnemente su festividad cono una Eucaristía y un concierto, este año en su seguna edición.